Novak Djoković ha sufrido diversos problemas que condicionan su 2024. | Fuente: Imago – Joel Carrett.
Novak Djoković ha sufrido diversos problemas que condicionan su 2024. | Fuente: Imago – Joel Carrett.

Las razones del horrible momento de Novak Djoković

Otros deportes Héctor Alcaraz mayo 14, 2024

Momento crítico en la carrera de Novak Djoković. Después de un 2023 histórico, el máximo ganador de Grand Slams de la historia del tenis no ha podido siquiera llegar a una final en esta temporada y la lista de sinsabores se va acrecentando con cada nuevo torneo. La última decepción del serbio llegó con la eliminación en el Masters 1000 de Roma ante el chileno Alejandro Tabilo, lo que le hace replantearse su participación en Roland-Garros.

Tocado física y anímicamente, ‘Nole’ no dio pistas en ningún momento de encontrar su mejor versión sobre la pista. Al contrario, tuvo muchos inconvenientes para encontrar la precisión que tanto le caracteriza en su derecha y, en parte aturdido por un botellazo accidental que sufrió durante la ronda anterior, dejó de mostrar la garra habitual en él, lo que ya dispara todas las alarmas en cuanto a su momento de forma, uno de los más grises de su carrera.

Es verdad que en estos fatídicos dieciseisavos de final de Roma, Tabilo estuvo clínico y nunca dejó al serbio ser él mismo. Sin embargo, lo que preocupa es la espiral de derrotas en las que se ha metido un tenista acostumbrado a estar permanentemente en las alturas, tanto que aún dentro de este prolongado bajón su crédito le sigue dando para mantener el primer puesto del ranking mundial de la ATP.

Mazazos en Indian Wells y Roma

La derrota ante el chileno en el Foro Itálico no supone el único mazazo de esta temporada para un Djoković que en Indian Wells ya había salido sonrojado ante el italiano Luca Nardi, puesto 123 del mundo por aquel entonces.

No obstante, la falta de garra ya citada es lo que más extraña en un tenista que generalmente ha sido capaz de dar vuelta situaciones adversas por su virtuosísimo, sí, pero más precisamente a partir de su carácter. Esta vez pareciera que ‘Nole’ languidece en las pistas sin dar esa sensación de que en cualquier momento pueda irrumpir de nuevo.

Declive físico

El arranque de temporada de Novak Djoković ya estuvo condicionado desde la parcela física, con las molestias que el serbio padeció en su muñeca, que ciertamente no pasaron a mayores, pero que sí supusieron el inicio de una dinámica complicada a nivel corporal. Todo esto se refleja en dificultades para mantener o entrar en ritmo de competición, lo que le hace estar más fuera en los partidos que de costumbre.

Frente a Tabilo se le pudo ver tocándose el brazo derecho durante algún pasaje del partido. Aun así, nunca solicitó la intervención del fisioterapeuta. Consumada la eliminación, Djoković sí que puntualizó sobre el tema del botellazo y las repercusiones que podría haber tenido en su accionar.

Ahora emergen nubarrones sobre el concurso del número uno en Roland-Garros, un torneo del cual es el actual campeón y sin cuya defensa el reinado de ‘Nole’ en el ranking podría peligrar.

Fuera de las definiciones en 2024

2024 está siendo el año más aciago de la trayectoria de Novak Djoković, desde que este se erigiera entre los tenistas de vanguardia de la ATP. Para nada es algo usual que el tenista de Belgrado esté ausente de las finales en los torneos en los que participa, lo cual, no obstante, esta siendo habitual este curso en él. El mejor resultado del serbio han sido las semifinales del Australian Open y el Masters 1000 de Montecarlo, donde cayó apeado frente a Jannik Sinner y Casper Ruud, respectivamente.

Calendario reducido

Además de no obtener los resultados que desearía, Djoković comienza a lidiar con el paso del tiempo, lo que repercute, a sus 37 años, en que esté teniendo el calendario más reducido de toda su trayectoria.

El primer clasificado de la ATP sólo se ha personado en cinco certámenes y ha dejado de estar presente en citas tan importantes como Miami o Madrid, sin que ello haya precisamente ayudado a mejorar sus sensaciones. En esta segunda parte del año tendrá que pisar el acelerador, si no quiere pasar su primera temporada sin títulos desde 2006.  

Revolución en su organigrama de trabajo

La crisis que vive el balcánico se ha visto reflejada en las modificaciones radicales que han tenido lugar en su equipo de trabajo. El primero en decir adiós al proyecto de Djoković en este 2024 fue su entrenador, Goran Ivanišević, cuya desvinculación se anunciaba antes del comienzo de la temporada de polvo de ladrillo. A falta de confirmación oficial, será Nenad Zimonjić quien tome el relevo.  

El otro gran movimiento se originó en la parcela de la preparación física, donde Marco Panichi causó baja para dar pie a la vuelta del austríaco Gebhard Phil-Gritsch. Por ahora, los frutos de estas modificaciones no se han visto.  

La falta de alicientes

En un caso tan ambicioso como el de Novak Djoković, es difícil anticiparse a deducir que la cuestión de fondo sea motivacional. Sin embargo, cuando se ha alcanzado todo en el desarrollo de una trayectoria deportiva brillante, puede ser normal que la falta de alicientes tenga su influencia en el declive de un atleta de esa talla.

Djoković se estableció en 2023 como el tenista con más consecuciones en la historia de los Grand Slams, y ahora que sus principales competidores dejan de estar (Roger Federer se retiró en 2022 y Rafael Nadal lo hará al final de este curso), puede ser que los objetivos del serbio cada vez vayan reduciéndose más, en un momento en el que la savia nueva crece y crece.

De cualquier manera, hablar de Djoković es hacerlo de historia grande del tenis y del deporte en general, y más allá de que le cueste estar alejado de su familia y de que los resultados en este 2024 estén siendo amargos, descartar al gran ‘Nole’ y a su mente puede ser un riesgo demasiado grande.


Share